Excusa

Una tierna palabra al oído
el beso del niño a la señorita
la tragedia del desesperado
la sirena muerta en el tráfico
la ignorancia del sabio
las mentiras que me invento
Todas estas cosas se han perdido
todo, absolutamente todo
las maletas vacías
que llenan mi equipaje
y que cansan tus oídos


A Sandra

1 comentario:

Félix dijo...

A veces los vacíos llenan los recuerdos, llenan libros y poemas, se llenan por sí solos.

Maravilloso.